El Gobierno Argentino tiene preparado un nuevo DNI

Escrito el 4 noviembre, 2008 – 12:02 | por Alejandrobit | 1.062 lecturas

Incorporará mayores medidas de seguridad e intentará evitar la proliferación de documentos falsificados y los robos de identidad.

Denuncias por robo de identidad, críticas por los plazos de entrega, escándalos por coimas en las concesiones, irregularidades en cada proceso electoral. El DNI se ha transformado en sinónimo de todos estos males en los últimos años, y también de las limitaciones de todos los gobiernos para resolver el problema.

El kirchnerismo ahora promete solucionar este cuadro con un anuncio que hará en breve: el lanzamiento de un nuevo DNI, con mayores medidas de seguridad, de bajo costo y elaborado por organismos estatales para evitar un escándalo como el de Siemens. Al menos esto fue lo que informó esta semana, ante una decena de legisladores el secretario de Interior, Marcio Barbosa Moreira, invitado por la diputada Vilma Ibarra a una reunión de la comisión de Legislación General de la Cámara baja.

Acompañado por la directora del Registro Nacional de las Personas (ReNaPer), Patricia Palladino, el segundo del ministro Florencio Randazzo explicó que el nuevo DNI será anunciado antes de fin de año y que estará completamente implementado entre febrero y marzo del año próximo. También contó que el proyecto incluye la confección de un “DNI portátil”, que sólo contendrá la información de las dos primeras páginas del documento y que funcionará como una suerte de cédula de identidad.

Esta información fue confirmada a PERFIL por una fuente del Gobierno que está al tanto de la iniciativa, por un legislador del oficialismo que prefirió el anonimato y por el diputado de la Coalición Cívica Fernando Sánchez.

Insólitamente, los voceros de Randazzo negaron que se esté por instrumentar un nuevo DNI y dijeron que sólo se trataba de una “idea” que aún no tenía plazos de implementación. Cuando se le hizo notar que era el viceministro quien había provisto los detalles, la respuesta fue: “Yo le estoy brindando la información oficial”.

De esta forma, el Gobierno aspira a resolver la demora de hasta un año que hay para la entrega de los DNI; las críticas por la falta de garantías (se estima que hay dos millones de documentos irregulares) y los problemas que se generan en cada proceso electoral.

Según el detalle que brindó Barbosa Moreira, los datos incluidos en el nuevo documento serán los mismos que contiene el actual, aunque habrá diferencias en la elaboración.

En primer lugar, el sistema de ingresos de datos será automatizado, de modo de evitar todos los inconvenientes que genera la carga manual. De este modo, también se puede digitalizar toda la información en el mismo momento en que se registra a la persona. Uno de los problemas que hubo con Siemens cuando se hizo cargo de la confección de los DNI fue que no realizó la digitalización completa de la información.

Otra ventaja es que la fotografía de la persona no va a estar pegada sobre el papel, sino que va a estar directamente impresa en la hoja. Habrá además una marca holográfica para limitar las falsificaciones y toda las páginas estarán plastificadas para evitar adulteraciones.

Sin embargo, hay un punto crucial que todavía no está resuelto: si será obligatorio cambiar los viejos DNI por los nuevos. Está claro que todos los documentos que se confeccionen, ya sea por nacimiento, por la renovación exigida a los 8 y a los 16 años, o por extravío, se realizarán con el nuevo procedimiento, pero aún no se sabe si se otorgará un plazo determinado para que todos los ciudadanos deban hacerse un nuevo documento. Barbosa Moreira sólo dejó una pista: el nuevo DNI costará tres dólares, algo más de diez pesos según la cotización del viernes. El “DNI portátil”, en tanto, se podrá adquirir por un dólar.

Otra cuestión espinosa es cómo se instrumentará el flamante documento. En el oficialismo aseguran que “no habrá una licitación para tercerizar el servicio” y que toda la tarea será asumida por el personal del ReNaPer. “Ya se adquirió el software y el hardware necesario, se están instalando oficinas regionales en cada provincia y se va a iniciar un proceso de capacitación que demandará dos meses”, informó el secretario de Interior. No aclaró qué empresa se encargaría de proveer los insumos, aunque una fuente indicó que podría ser la Casa de la Moneda.

El estigma de Siemens

La confección de los DNI es sinónimo de corrupción en la Argentina desde que la empresa alemana Siemens ganó la licitación lanzada por Carlos Menem en 1998. El Estado se comprometió entonces, a pagar 1.260 millones de dólares. El acuerdo terminó en una serie de escándalos mayúsculos. El primero se produjo cuando De la Rúa rescindió el contrato en mayo de 2001 por incumplimiento de la empresa. Los directivos de Siemens realizaron una fallida gestión ante Eduardo Duhalde para reflotar el vínculo. Los alemanes denunciaron el caso ante el CIADI. Poco después, estalló otro escándalo: según un testigo, Siemens habría pagado diez millones de dólares en coimas. La causa rebotó en la Argentina y la Cámara Federal abrió una investigación contra Carlos Menem, Carlos Corach y ex directivos de la compañía. Este año el caso se amplificó cuando el ex titular de la firma, Heinrich von Pierre, declaró que entre 1998 y 2003 la empresa pagó sobornos por 80 millones de dólares para quedarse con el negocio de los DNI. Pese a estos antecedentes, los Kirchner retomaron el vínculo con los directivos de la firma alemana.

Fuente: http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0309/articulo.php?art=10795&ed=0309

You must be logged in to post a comment.

Buscar: