“Smartcrowd”, un software argentino para vigilar el tráfico peatonal en estaciones y supermercados

Escrito el 27 Agosto, 2004 – 20:00 | por storm | 1.195 lecturas

Desarrollado por tres científicos de la Universidad de Buenos Aires, sirve para hacer previsiones en sitios de alto tránsito peatonal. Entre otros lugares, se está usando en la estación Constitución.

“Smartcrowd”, que significa multitud inteligente, es el desarrollo de un equipo integrado por tres científicos de la UBA cuya principal aplicación está ligada a la seguridad. Para darse una idea, este software, que llevó más de dos años de desarrollo, hubiera servido para anticipar tragedias como la de “La puerta 12” en el estadio de River Plate (en 1968, 70 personas murieron aplastadas contra los molinetes intentando abandonar el estadio) o el reciente incendio en un supermercado paraguayo, que causó más de 400 víctimas fatales. Esta herramienta, “permite evaluar el tráfico peatonal tanto en situaciones normales como en casos de emergencia” le dijo a Clarín.com Herman Moldovan, uno de los físicos integrante del equipo de investigación.

El objetivo, amplía Moldovan, es lograr que “el proceso de evacuación de un lugar en el que se desata alguna emergencia, sea lo más seguro, rápido y confortable posible”. Para ello, los investigadores evalúan el tráfico peatonal bajo los parámetros de dinámica molecular, flujos granulares o simulación comportamental. Marcelo Gilman, licenciado en Ciencias de la Computación, el físico Ricardo Parisi y Moldovan crearon juntos Urbix, una propuesta que nació en el centro de incubación de empresas de la Facultad de Arquitectura de la UBA, que los asiste en infraestructura, logística y asesoramiento estratégico. El desarrollo del equipo argentino pertenece a la familia de softwares internacionales como Exodus (especializado en barcos) y EvacSim (emergencias edilicias), que se usan para evacuación con una tecnología limitada a problemas relacionados con el tráfico peatonal puede simular cualquier situación.

“El poder predictivo de nuestro software radica en que las simulaciones, a diferencia de las animaciones comunes y de entretenimiento, se basan en datos extraídos de la realidad”, explica Gilman. Para cada trabajo empiezan haciendo filmaciones en el lugar, que después se procesan y analizan. “Estas imágenes nos sirven para realizar la simulación y concluir con un diagnóstico sobre el funcionamiento del tráfico peatonal en este espacio”, sigue Gilman. A partir de todos estos datos, los científicos obtienen características del flujo en general, como ser: caudal de visitantes por acceso, tiempos de transacción en molinetes, boleterías, etc. Luego se hace un modelo donde se le agrega un “comportamiento” a las personas, por ejemplo, bajando las escaleras. Subyacente a todo eso, existe un modelo físico que se basa en lo que se llama “flujos granulares”.

Esto significa, explicó el licenciado Gilman, que cada individuo es como un granito de arena, por lo que tiene características muy particulares que lo hacen distinto a los flujos continuos como -por ejemplo- el del agua. Se utiliza este modelo físico, porque hay muchos fenómenos que no pueden reproducirse con este último enfoque como el “bloqueo”; gente que quiere salir por una puerta y se traba; algo que no pasa con el agua, que siempre corre. Además, no sólo se tienen en cuenta características personales como altura, peso y grado de apuro; sino también comportamentales, y esto marca la gran diferencia con “Smartcrowd”, ya que se puede incluso calcular la actitud de las personas en situación de pánico en base a estudios científicos integrados al software. Nuestra tecnología es versátil y puede aplicarse en distintos ámbitos, como centros comerciales, estaciones de tren, aeropuertos o shoppings”, aclaró Gilman.

Las personas compiten en los espacios públicos por los recursos. En este caso, explica Moldovan, “los recursos son los molinetes, los pasillos, los accesos a otras combinaciones, por ejemplo, en el subte. Básicamente la simulación que hacemos intenta ordenar esa competencia de forma tal que la utilización de esos recursos sea óptima o máxima”. Con “Smartcrowd” no sólo se puede realizar un simulacro virtual de evacuación donde es imposible practicarlo en condiciones reales como ser un shopping funcionando al 100 por ciento; sino también testear el espacio ante distintas catástrofes con un único límite posible: la imaginación. Se puede, entonces, simular una explosión y evacuar virtualmente a las personas agregando distintos grados de complejidad como querer evitar saqueos sin la insensata y trágica decisión de cerrar las puertas de un supermercado como sucedió en Paraguay.

Pero todo esto no podría funcionar si el programa no permitiera formar a los responsables de la seguridad en la toma de decisiones. Un entrenamiento similar al que hacen los pilotos con los simuladores de vuelo. Algunas de estas simulaciones son bidimensionales, como la que representa a las personas como hormigas apuradas por tomar un tren; y otras son tridimensionales, más cinematográficas (ver video). Todas ellas son formas de mostrar la terrible epopeya de conseguir un poco de espacio en los lugares públicos. “Por otro lado también surgió en el proceso de desarrollo de este emprendimiento la posibilidad de aplicar esta tecnología a la industria cinematográfica o de video-juegos; el software que desarrollamos es similar en sus características al que se utilizó en “El señor de los anillos” para hacer los efectos especiales de multitudes en movimiento” agregó Moldovan.

Utilizando la primera versión de “Smartcrowd”, Urbix ha realizado varios estudios del tráfico peatonal en la estación Constitución de subterráneos con una afluencia de más de 200.000 personas. Estos estudios, contratados por la empresa Metrovías S.A., tuvieron como objetivo principal predecir el flujo peatonal en distintos planos arquitectónicos y conseguir la mejor ubicación de boleterías y línea de molinetes para incrementar el confort de los usuarios y minimizar los tiempos de tránsito. Con esta herramienta no sólo se pudo simular fácilmente distintos congestionamientos sino que servirá en el futuro para prever posibles accidentes y los mejores caminos de evacuación. Actualmente, fueron contactados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para estudiar el Mercado “San Nicolás”.

Fuente: Mariana Nisebe para Clarin.

You must be logged in to post a comment.

Buscar: